Nómada digital
Mujer feliz
Viajero feliz
  •  La pantalla puede suponer un obstáculo en la comunicación. 

En la terapia online podemos emplear más recursos de apoyo y herramientas de fácil acceso y visionado a través de internet e intercambiarla de forma inmediata con los pacientes, teniendo mayor capacidad para trabajar en profundidad los objetivos que en la consulta presencial.

 

  • La videollamada es fría, no me gusta hablar con familiares ni amigos a través de una pantalla, menos con un desconocido.

La terapia sea cual sea su modalidad siempre genera una sensación de vértigo inicial, al tener que abrir nuestra intimidad a una persona, que aunque sea profesional del sector, es desconocida para nosotros.

La afinidad entre el paciente y el psicólogo se formará a través de las primeras sesiones, requisito indispensable para la evolución de nuestro malestar psicológico. Dicha afinidad no se produce por la vía de comunicación, sino que tiene que ver con que las habilidades del terapeuta conecten con las necesidades que tiene el paciente en el momento. Una relación única que se mantiene tanto en la modalidad presencial como en la online. En conclusión, la frialdad puede suceder con la misma probabilidad en terapia presencial que en la online, ya que depende de las habilidades del terapeuta con las características del paciente.

 

  • ¿Lo que hable en internet con mi psicólogo es confidencial?

 

La privacidad y confidencialidad son pilares fundamentales para el establecimiento de la terapia online. Invertimos en plataformas con mayor protección de datos con un sistema de videoconferencia “peer to peer” para disminuir la probabilidad de almacenamiento de datos en servidores.

 

  • La cámara no me va a mostrar realmente cómo soy yo y el psicólogo puede perder información sobre mí.

Nuestra apariencia física es importante ya que también aporta mucha información sobre nosotros mismos. En algunos casos, como en los trastornos de alimentación confieren más seguridad y protección al paciente, que no se siente juzgado o criticado por su silueta. En los casos en los que es necesario para el tratamiento trabajar con alguna técnica más corporal adaptamos la metodología para que la videollamada no suponga una pérdida importante de información.